• Grupo Tawa
  • Grupo Tawa
  • Grupo Tawa

El objetivo de cualquier empresa es vender más y obtener la máxima rentabilidad posible. Para que una empresa pueda lograr con éxito su cometido, es necesario que la gestión empresarial se esté llevando con responsabilidad y profesionalismo, buscando en lo posible reducir los costos no productivos.

Ahorrar dinero puede ser complicado, pero hacer más, gastando menos, suena mucho más desproporcionado; comienza por mantener tu flujo de caja en equilibrio, ten en cuenta algunas maneras para reducir costos en la gestión empresarial.

¿Por qué debes esforzarte en reducir costos en la gestión empresarial?

Reducir costos puede suponer un gran dolor de cabeza para cualquier persona, imaginemos lo que es para una empresa y su gestión. Angustiante, ¿no? Pues sí. 

Si bien, puede resultar más sencillo aumentar los ingresos de la empresa cuando hemos percibido un desequilibrio entre ingresos y gastos, reducir costos es esencial y más provechoso.

La necesidad de reducir costos en la gestión empresarial recae en los beneficios a corto y largo plazo: potenciar las ventas e incrementar los ingresos puede traer resultados positivos al instante. Pero reducir costos permitirá que estos resultados perduren en el tiempo, con miras a controlar y modificar la gestión empresarial y la manera de trabajo. 

¿Cómo puedes reducir costos en la gestión empresarial?

Es imposible dar una fórmula mágica para reducir costos en la gestión empresarial, cada empresa posee una serie de características y necesidades que difieren del resto; estudia y determina el funcionamiento de tu empresa y lo que cuesta.

En general, reducir costos supone por sí mismo un incremento en las ganancias, sobre todo si se presta atención a detalles como los stocks, cobros, pagos y el ciclo logístico de la empresa. Se vuelve preciso acabar con el tiempo muerto, incrementar la tasa de rotación de stocks y poner a trabajar el dinero entre cobros y pagos; además, nunca está de más la ayuda de un asesor financiero.

A continuación, te detallamos algunas otras maneras de reducir costos de la gestión empresarial.

1. Conoce a tus clientes

Suena complicado para las grandes empresas, pero es importante identificar cuáles son los clientes pocos rentables, mediante una adecuada contabilización de los ingresos y costos asociados a la venta de bienes o servicios de cada cliente. Es posible determinar el margen bruto de cada uno de ellos; este indicador es vital para adoptar la estrategia de precios y corregir inmediatamente las condiciones de aquellos clientes poco rentables.

2. Observa y estudia la gestión de proveedores

No podemos basar la gestión de los proveedores simplemente por su precio. Presta atención y toma en cuenta los servicios extra y la calidad que el proveedor ofrece y realiza un cálculo más objetivo de los costos que supone. El plazo de pago acordado con los proveedores es muy importante para mantener un flujo de caja positivo y debe establecerse en concordancia con el plazo de cobro de las facturas a clientes.

3. Analiza el margen bruto de los productos y/o servicios

Quizás te estás dejando llevar por el “éxito” de un producto que has calificado como estrella, sin ocuparte de cuestionar la rentabilidad y el margen operativo de este bien. De manera periódica, lo más recomendable es responder la pregunta “‘¿estoy comercializando bajo poco margen?” Y actuar de acuerdo a los resultados. 

4.  Analiza frecuentemente los costos de operación

Para reducir costos en la gestión empresarial, es primordial que frecuentemente se analicen los costos de operación más importantes de la empresa, con el sencillo modo de comparar precios y calidad entre servicios y proveedores alternativos: materia prima, electricidad, telefonía, gas, etc. La competencia en este sector te ayudará a comparar y reemplazar.

5. Estudia los indicadores de la gestión económica

No hay resultados positivos al reducir costos en la gestión empresarial si no se pone cuidado a los indicadores que permitirán considerar el valor económica y la consistencia de estos ajustes. No te extralimites a reducir costos, mejora la gestión empresarial en todos los sentidos.

6. Automatiza todos los procesos

No corras el riesgo de que tus productos pierdan valor. Asegúrate de producir en la cantidad necesaria, sin excesos pero sin limitaciones, por lo que recomendamos que le des la oportunidad a las herramientas necesarias para automatizar el trabajo y dejar de lado el proceso manual. Esto te permitirá mejorar la eficiencia y reducir los riesgos y errores que solo incrementan los costos.

7. Confía en la contabilidad digital 

La computación en la nube o cloud computing puede suponer por sí misma un sinfín de beneficios para la gestión empresarial, sobre todo por la efectividad y economía de este servicio. Olvídate de los costos en papel y las sanciones por retrasos. Aprovehael esfuerzo y el tiempo de tu personal para las tareas más importantes de la empresa.

8. Reduce los traslados y viajes de la empresa

Son muy frecuentes los desplazamientos de los trabajadores entre las distintas sedes de la empresa para tener reuniones de trabajo, sin embargo, esta costumbre es muy costosa no solamente por los costos directos del transporte, sino por las horas hombre perdidas durante los desplazamientos. Para evitar estos sobre costos, en la medida de lo posible, lo mejor es  usar la tecnología para tener reuniones virtuales entre las distintas sedes y/o áreas de la empresa a través de videoconferencias de alta calidad a costos razonables e incluso gratuitos.

9. Externaliza

No puedes dejar de tener personal en la nómina, pero puedes plantear la posibilidad de externalizar o subcontratar para ciertas tareas determinadas y complementarias de la empresa. 

El outsourcing supone, entre muchos otros beneficios, una gran reducción de los costos en la gestión empresarial, aumentar la productividad y reducir las contingencias por errores. Puedes leer nuestro artículo sobre el outsourcing de nóminas o el outsourcing contable y tributario para conocer más sobre las ventajas de la externalización.

10. Ahorra espacio, ahorra dinero 

Una gran cantidad de departamentos no está mal, lo que puede ser perjudicial es el exceso de las oficinas (en especial si se encuentran diseminadas). Intenta agrupar distintos departamentos, que tengan relación entre sí, bajo el mismo techo. Reducir costos de alquiler y mantenimiento no puede ser más sencillo. El Teletrabajo o “home-office” es una opción interesante para varias posiciones que no requieren de una supervisión diaria, la posibilidad de que algunos trabajadores puedan realizar sus tareas desde sus domicilios, con las herramientas necesarias, es una ventaja muy importante tanto para las empresas como para los trabajadores.



Grupo Tawa


Nuestra atención:

Encuéntranos en: